Busconómico

Qué es el APY (Rendimiento Porcentual Anual) y cómo se calcula

Al comparar productos bancarios o revisar condiciones para la contratación de una cuenta, préstamo personal, crédito online o una inversión, debes estar alerta. Entender detalles como la tasa de interés nominal, el APR y el APY, puede hacer una gran diferencia en términos de ganancias y ahorro.

Ya hemos tratado la Tasa de Porcentaje Anual (APR), ahora abordaremos el Rendimiento Porcentual Anual (APY).

¿Qué debes comprender sobre el APY?

Annual Percentage Yield se traduce como rendimiento porcentual anual. En esencia, se trata de un valor que te indica cuánto es la ganancia o deuda que se genera por causa de los intereses compuestos en el lapso de un año.

Cuando se trata de una inversión o cuenta de ahorros, buscamos un APY alto. Si es un crédito o préstamo, es preferible uno bajo.

En este punto hay que separar este concepto con respecto a la tasa de interés nominal (TIN) para entenderlo mejor. A diferencia del rendimiento porcentual anual, la TIN representa un valor que se aplica durante un año, pero que no considera los intereses compuestos.

APY - Rendimiento Porcentual AnualUsemos un ejemplo para explicarlo mejor:

  • Suponiendo que tienes una cuenta de ahorros con $5000 USD y el banco te da una tasa de interés del 2.5%. Si mantienes esta misma cantidad durante todo el año y te depositan los intereses al finalizar dicho período, ganarías $125, siendo el APY también 2.5%. En cambio, si te depositan los intereses varias veces durante ese periodo, el APY subiría, estando por encima del TIN.

Si bien es cierto que con cantidades pequeñas no se nota tanto la diferencia, una suma más grande podría llegar a proporcionar un buen monto a lo largo del tiempo.

Este dato es importante para saber cómo te afecta solicitar una cuenta de ahorros o un certificado de depósito con un APY calculado diariamente o mensualmente. Mientras el compounding se aplique con mayor frecuencia, el APY final será más elevado.

¿Cómo calcular el APY?

No hace falta ser un matemático para comprender la fórmula para calcular el APY. Esto incluso lo puedes hacer mediante una hoja de cálculo si no quieres hacerlo de forma manual. La ecuación es la siguiente:

APY = (1 + r/n)n - 1

En este caso, el valor de r está representado por la tasa de interés anual y n son la cantidad de períodos de intereses compuestos aplicados durante el año.

Pongamos otro ejemplo sencillo. Si tu banco te da un interés del 5%, el APY resultante para este porcentaje es del 5.116%. Cada vez que te aplican intereses mensualmente sobre el saldo actual, obtienes un aumento y así sucesivamente hasta final del año.

Puedes probar diariamente con 360 ó 365 días o incluso trimestralmente para que puedas ver mejor cómo funciona.

Tasas de retorno vs APY

En el supuesto de que tengas varias inversiones, las tasas de retorno son las que te van a indicar cuánto vas a obtener al terminar el plazo de dichos instrumentos.

Estos porcentajes pueden ser difíciles de calcular cuando tienes varios productos de inversión y a estos se les aplica un compounding diferente para cada uno. Por decir algo, uno puede ser mensual y otro bianual.

Si quieres calcular la ganancia aplicando simplemente la tasa de interés nominal durante el año en cuestión, te va a dar un resultado menos preciso que con el APY. Esto es porque no estás tomando en cuenta los efectos de los intereses compuestos.

Mientras más corto sea el período de capitalización, más rápido crecerá la inversión.

Cuándo es mejor usar el APY o APR

Hay que aclarar que de la TIN es de donde deriva el valor relacionado con el rendimiento porcentual anual. De una forma parecida, el APR funciona como el APY, pero no incluye en su cálculo los intereses compuestos.

La función de la tasa de porcentaje anual es indicarte la suma de la tasa de interés nominal y los gastos o comisiones de un producto.

Por ejemplo, si tienes una tarjeta de crédito, el APY con este tipo de financiamiento siempre será mayor que el APR. La razón radica en que te suman intereses mensuales a tu saldo, por lo que debes pagar intereses sobre intereses.

Es la misma situación cuando lo comparas con una cuenta de ahorros o un producto que genere algún tipo de dividendo.

Por otro lado, el cálculo del APR para un préstamo hipotecario con tasa fija es mucho más preciso que utilizar el rendimiento porcentual anual. Esto es porque el banco o el prestamista no suele sumar intereses a tu saldo y dicho valor se interpreta como el costo final de la operación, lo cual es de mucha utilidad.

Conceptos como el APY, APR y TIN son importantes para cuidar tus finanzas. Si piensas usar el comparador de Busconómico, evalúa estos datos para elegir con inteligencia.


Comentarios


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario: