Busconómico

Qué son las tarjetas de crédito virtuales

Las tarjetas de crédito o débito físicas pueden tener una versión virtual disponible que te ofrece el banco o la entidad encargada de su emisión.

En esta era digital, los pagos electrónicos son cada vez más comunes, teniendo mayor difusión entre tiendas y comercios. Si quieres saber cómo funcionan y sus características, sigue con nosotros.

Qué es una tarjeta virtual

Una tarjeta de crédito virtual (VCC - Virtual Credit Card) representa una opción desechable de un plástico físico emitido por una institución financiera.

Esta funcionalidad hace que se emplee en compras online y tenga otras disposiciones de seguridad. Por esta razón, es un producto que se utiliza para darte conveniencia y evitar ciertos problemas asociados con las versiones físicas.

La diferencia principal de una VCC radica en la forma en que comparte la información que contiene. En una tarjeta de crédito física, los datos que tiene integrados no sufren alteraciones durante el ciclo de vida del plástico, siendo vulnerables al robo de hackers u otros cibercriminales.

En cambio, una tarjeta virtual proporciona información dinámica, cambiando los datos de verificación cada vez que haces una compra.

Cómo funcionan las tarjetas virtuales

Tarjetas de crédito virtualesLa mayoría de las tiendas en línea necesitan almacenar la información personal y de pago de sus clientes para diversos propósitos. Como parte de una atención más ágil y eficiente, dichos registros evitan que tengas que ingresar tus datos una y otra vez.

El problema es que los piratas informáticos pueden conseguir esta información, poniéndote en riesgo de sufrir un fraude o el robo de identidad.

A diferencia de las tarjetas de crédito normales, las tarjetas virtuales hacen uso de una aplicación para generar un token o un número nuevo para cada operación que hagas.

Este identificador momentáneo se transmite entre el banco y el comerciante para darle el visto bueno a la transacción. La ventaja con respecto al token fijo que usa la información impresa en el plástico, es que los digitales solo pueden ser usados una vez, reduciendo el riesgo de robo.

Dónde conseguir una tarjeta de crédito virtual

Por regla general, los bancos comerciales más importantes disponen de tarjetas virtuales sin costo para sus tarjetahabientes. Cuando no tienes la certeza de que tu emisor ofrece este servicio, te sugerimos preguntarle para saber.

Estos productos son más personalizables, permitiéndote configurar límites de gastos, automatización de Bill Pay o fechas de vencimiento.

En caso de que tu banco no te ofrezca un plástico digital, puedes usar un servicio tercerizado que trabaje con la tarjeta física que posees.

Por ejemplo, la marca Final te ofrece una variedad de servicios de pago, entre los que incluyen las tarjetas virtuales. Entropay es otra opción conocida que te permite crear tarjetas virtuales desechables de forma gratuita.

Ventajas de usar una tarjeta virtual

Las tarjetas virtuales pueden ser una alternativa segura, fácil de obtener y sin muchas complicaciones para realizar tus compras. Te recordamos que estos plásticos digitales solo pueden ser usados a través de una llamada o en negocios de ecommerce alrededor del mundo.

Además de ser difíciles de rastrear para los hackers, son muy útiles debido a:

  • Las tarjetas virtuales son válidas por un período de tiempo impuesto por el banco patrocinado o el emisor del plástico.
  • Quienes usan estos instrumentos financieros disponen de un límite mínimo y máximo por operación cada día.
  • En el caso de un saldo restante en la cuenta, este dinero será devuelto a la tarjeta de crédito original del cliente cuando la virtual expire.
  • Estas tarjetas digitales solo están disponibles para los titulares de una tarjeta de crédito física, por lo que no existe la posibilidad de tener un plástico adicional acreditado a otra persona.
  • Los clientes que poseen estos productos bancarios pueden hacer una operación usando el balance completo disponible o solo una parte del mismo.
  • Dado que las tarjetas virtuales no están compuestas de elementos tangibles, resulta muy complicado tratar de clonarlas. Esta característica las hace mucho más seguras para las transacciones online.

Diferencias con las apps de pago

Aunque funcionan de forma parecida, no hay que confundir las tarjetas virtuales con las aplicaciones de pago como Google Pay, Apple Pay, PayPal, Venmo o Zelle entre otras.

La diferencia básica está en el uso o no del número del plástico al pagar. Con una app, el comerciante recibe un identificador de uso limitado para validar la operación.

Por otra parte, los contextos también son diferentes para estas dos tecnologías. Mientras que las tarjetas digitales se utilizan más para hacer compras en línea o por teléfono, las aplicaciones de pago están teniendo mayor aceptación en comercios tradicionales para darte mayor conveniencia y no dejar de competir con otros negocios.

Si te preocupa tomar medidas para evitar el robo de información de tu tarjeta de crédito normal, una tarjeta virtual es una buena opción. En el comparador de Busconómico puedes encontrar productos financieros como estos para diversificar tus finanzas personales.


Comentarios


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario: