Busconómico

Qué ocurre con una cuenta bancaria cuando fallece el titular

Las finanzas personales son parte integral de nuestras vidas, incluso en circunstancias que involucran la muerte. Saber qué pasa cuando el titular de una cuenta bancaria fallece es importante para estar prevenidos ante este infortunio. Con la finalidad de aclarar esta situación, trataremos sus puntos básicos.

Qué sucede cuando el titular de una cuenta bancaria muere

En principio, dependerá si la persona que fallece es la única firmante, si la cuenta es conjunta, si existe algún fideicomiso o si hay un testamento de por medio.

Uno de los mayores problemas es que la muerte puede sobrevenir en cualquier momento y, de forma entendible, mucha gente no toma en cuenta las implicaciones legales de este acontecimiento.

Cuenta Advantage SafeBalance Banking
Cuenta corriente sin chequera, con tarjeta de débito y billetera digital. Para que gestiones tu dinero de forma fácil y sin cargos por sobregiro.
Cuenta Chase Total Checking
Cuenta de cheques con tarjeta de débito gratis y la posibilidad de evitar el cargo mensual de diversas formas.
Cuenta Everyday Checking
Cuenta de cheques para tu día a día con la que puedes operar utilizando una tarjeta de débito gratis y con una comisión de manejo fácil de evitar.
Cuenta Advantage Plus Banking
Cuenta de cheques que dispone de diversas formas de pago: tarjeta de débito, Zelle, billetera digital y cheques de papel si los compras.
Cuenta Interest Checking
Cuenta corriente online remunerada que no cobra comisiones de mantenimiento, ni por emisión de cheques ni transferencias. Tampoco exige mantener un saldo mínimo.

Si el titular muere y no existe ningún beneficiario, la cuenta queda cerrada de forma temporal. En este caso, los fondos son congelados hasta que el asunto se resuelva en una corte.

Mientras tanto, un juez puede emitir un documento en el que se designa a un ejecutor o administrador del patrimonio para permitir el uso del dinero.

En el supuesto de que no se deje un testamento para los herederos, las propiedades y activos son legados a través de la sucesión intestada. Los estatutos de esta figura legal dependen del estado en el cual residía la persona fallecida y un juez establece a un administrador que reparte los activos.

A menudo, los hijos pueden pensar que tendrán acceso al dinero de sus padres en este escenario, pero no es así. Debido a la estructura de la posesión, los hijos solo tienen lo que se conoce como poder legal (power of attorney) y no una cuenta conjunta. Dicho poder termina cuando el o la cuentahabiente pasa a mejor vida.

Lo que no debes hacer

A modo de advertencia, los familiares o herederos que se vean sometidos a esta situación, no deberían caer en ninguna acción delictiva. Lo que menos se recomienda es tratar de sacar dinero de un cajero automático, falsificar la firma del difunto o usar la banca móvil para pagar las cuentas.

Esto constituye un fraude y en lugar de resolver el problema, solamente lo puede complicar más.

Qué pasa si es una cuenta conjunta

FallecimientoCuando se trata de una cuenta conjunta y uno de los firmantes muere, la persona con la cual comparte los fondos posee derechos de supervivencia. Esto significa que tendrá que llevar al banco el certificado de defunción para que quiten el nombre de quien ha fallecido.

Una vez hecho esto, tendrá el control como si fuera el único beneficiario.También es posible que la persona no fallecida siga emitiendo cheques, ya que legalmente no hay impedimento por la naturaleza de este producto.

El cuentahabiente sobreviviente debe tener presente que el dinero puede estar sujeto a impuestos de sucesión del estado o patrimoniales federales. Mientras que los primeros varían, los segundos son aplicados a montos por encima de $11 millones.

Algunas recomendaciones preventivas

Aunque estemos hablando de cómo proceder ante el fallecimiento de un cuentahabiente, resulta ideal tomar precauciones para manejar mejor esta situación. En especial cuando se tiene una enfermedad debilitante o al pasar los 60, te sugerimos considerar estos tips:

  • Es buena idea tratar de reducir el número de cuentas para reducir la complejidad de los trámites. Mientras que esto no funciona para quienes han configurado un esquema de escalera con CDs (certificados de depósito), es preferible unificar las cuentas de ahorro o las cuentas de cheques en un mismo banco.
  • Siempre es bueno establecer la titularidad de las cuentas en vida. Si tienes poder legal sobre los fondos de alguien, hay varias cosas que puedes hacer. Considera trasladar la cuenta al fideicomiso revocable del dueño, agrega uno o más firmantes a la cuenta conjunta o designa uno o más beneficiarios a la POD (pagadera a la muerte).
  • Ya que los estados de cuenta digitales se han vuelto la norma para instrumentos corrientes y ahorro, te recomendamos tener registros detallados ante una muerte inminente. Esto es para saber cuántas cuentas existen y en qué bancos están.
  • De ser posible, hay que tener el funeral arreglado de antemano. La razón para ello es que los herederos van a necesitar dinero durante estos momentos difíciles. Es una forma de prevenir el estrés de la situación y hacerla más llevadera.

A medida que envejecemos o enfrentamos situaciones que pueden significar la muerte, dejar todo preparado es una actitud consciente y responsable en el manejo de las finanzas personales. Como no es posible predecir el futuro, te sugerimos cuidar tus intereses y los de tus seres queridos.

Si tienes otras dudas o quieres informarte sobre diversos aspectos económicos, cuentas con el comparador de Busconomico.


Comentarios


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario: