Busconómico

Qué es la consolidación de deudas y cómo realizarla

La consolidación de deudas es una situación puntual a la que no quieres enfrentarte pero que es más común de lo que piensas. Decimos esto porque estar ahogado en cuotas, facturas o falta de liquidez no es precisamente una vida de ensueño.

Una vez que te encuentras en esta situación puedes recurrir a este bien conocido método para manejar mejor tu endeudamiento.

Préstamos personales para consolidar deudas

Si has llegado a este artículo buscando algún producto que te permite consolidar deudas fácilmente, aquí tienes algunas opciones interesantes. También puedes consultar más en nuestro comparador de préstamos rápidos y en el comparador de préstamos personales.

  • Avant
  • Importe del préstamo: entre $ 2,000 y $ 35,000
  • Plazo: entre 24 y 60 meses
Préstamo personal
Préstamo personal
  • TAE: 5.24%
  • Plazo mínimo: 12 meses
  • Plazo máximo: 60 meses

  • Interés: Consultar
  • Importe mínimo: 3,000 €
  • Importe máximo: 100,000 €
Préstamo personal
Préstamo personal
  • TAE: 5.99%
  • Plazo mínimo: Consultar meses
  • Plazo máximo: Consultar meses

  • Interés: 5.99%
  • Importe mínimo: 1,000 €
  • Importe máximo: 35,000 €

¿A qué se le llama consolidar deudas?

En pocas palabras, la consolidación de deudas hace referencia a la acción de reunir todas las deudas que tienes y convertirlas en una sola.

Si por ejemplo tienes una hipoteca, tarjetas de crédito con saldo, crédito automotriz u otros compromisos y quieres simplificar la gestión de cada cuota, apelas por consolidar deudas o por solicitar ayuda externa.

Existen varias formas de afrontar este proceso, siendo la más común pedir algún tipo de préstamo grande e idealmente con una tasa de interés menor al promedio que presentan tus otras cuentas.

Consolidar deudasPor supuesto, la solicitud de dicho financiamiento dependerá de tu score de crédito y las opciones disponibles. El hecho de tener mal crédito significa que obtendrás una tasa más alta.

También conocida como consolidación de crédito o de facturas, esta estrategia está diseñada para que pagues tus deudas con mayor rapidez. Cuando acudes a un programa o un consejero en endeudamiento, ellos trabajan con tus acreedores para bajar la tasa de interés.

Aunque se recomienda usar este proceso para tarjetas de crédito, es una buena opción para:

  • Préstamos no asegurados.
  • Deudas de gastos médicos.
  • Servicios públicos sin pagar.
  • Créditos de día de pago (payday loans).
  • Cuentas asignadas para recolección.

¿Cómo proceder con la consolidación de deudas?

Antes de pasar a los recursos disponibles, debes entender que la consolidación de deudas es una medida para arreglar las consecuencias de tus malos hábitos financieros.

Es un proceso que va a requerir que controles gastos, hagas un presupuesto, calcules cuál es la mejor opción y, si entras a un programa, pagar puntualmente.


Al tener un plan para simplificar tus deudas, disponer de una sola mensualidad y trazarte un objetivo cada mes, alivias la carga financiera. Una forma efectiva de abordarlo es tomando los siguientes pasos:

  1. Haz una lista de las deudas que quieres consolidar.
  2. Junto a cada endeudamiento, coloca la tasa de interés, el monto adeudado y la fecha de pago.
  3. Procede a sumar todo lo que debes para conocer el total, lo cual te da una cifra base para solicitar un préstamo personal o de otra índole. Esto va en una columna.
  4. En otra columna, suma los pagos mensuales que estás haciendo ahora. Este resultado sirve para hacer la comparación con un crédito de consolidación.
  5. Debes contactar a una entidad financiera (prestamista online, banco o unión de crédito) para solicitar un préstamo de consolidación que cubra lo que debes. Pregunta por la tasa y cómo serán las cuotas.
  6. Por último, necesitas comparar entre lo que estás pagando en este momento y lo que desembolsarías una vez que te otorguen el financiamiento.

Opciones para la consolidación de deudas

A la hora de poner en marcha una estrategia de consolidación, necesitas organización y decidir si lo harás por tu cuenta o si solicitarás ayuda externa (programa). Las alternativas más frecuentes para lidiar con esta situación son:

  • Conseguir un préstamo personal. Es una opción flexible que puedes encontrar en cualquier institución tradicional u online, puedes adaptar el plazo y obtener una tasa de interés razonable con buen score. Tendrás que evaluar las comisiones, las cuotas y maniobrar si tu puntaje de crédito es regular o malo.
  • Sacar dinero de los fondos para retiro. Recomendado como último recurso, casi todos los planes de retiro (401k) te dan financiamiento. Dentro de sus condiciones: tienes un plazo de 5 años para pagar o de lo contrario será un anticipo, lo cual está sujeto a impuestos. Además, si dejas tu trabajo, el tiempo se reduce a 60 días y te pueden aplicar otras penalidades.
  • Transferir saldos con tarjetas de crédito. Un método popular es conseguir una o varias tarjetas con 0% de tasa introductoria que duran de 12-18 meses. Esto funciona con saldos de tarjetas de crédito y a veces conlleva una comisión del 1-3 por ciento por cada traspaso. Necesitas un score bueno o excelente.
  • Prestar de una póliza de seguro de vida. Entre esta opción y la bancarrota, la primera te conviene más. Las aseguradoras te facilitan pedir un préstamo equivalente al valor en efectivo de este seguro, que puedes usar para la consolidación. Aunque no te lo exijan, no dejes de pagar las cuotas. Si no devuelves el dinero, se te restará de la indemnización por muerte.

Optar por consolidación de deudas es un claro síntoma de finanzas poco saludables. Puedes apoyarte en el buscador/comparador de Busconómico para los mejores consejos, encontrar préstamos personales y evaluar otros productos que te pueden ayudar.


Comentarios


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario: