Busconómico

Diferencias entre cuentas corrientes y de ahorro

La elección adecuada de productos bancarios debe estar enfocada en su utilidad para nuestras finanzas personales. Debido al desconocimiento, existe la tendencia entre los usuarios de no poder diferenciar entre una cuenta corriente o de cheques y una cuenta de ahorros.

Por eso, aclaramos esta confusión para que tengas presente cómo funciona cada una.

¿Cómo funciona una cuenta de ahorros?

En Estados Unidos, a diferencia de los países latinos, los instrumentos financieros tienen un propósito específico según las necesidades personales.

En referencia a la cuenta de ahorros, no está pensada para el uso diario sino para guardar dinero de manera constante, ganar intereses y disponer de fondos tanto para proyectos como para emergencias.

Por esta razón, podemos establecer que tienen algunos atributos principales:

  • Cuentas corrientes y de ahorroNo son para gastar. Como hemos aclarado, una savings account no está diseñada para que recurras a ella para tus consumos diarios o habituales. De hecho, no te van a ofrecer una tarjeta de débito ni tampoco una chequera para operaciones comunes.

    Este instrumento viene con la limitación de 6 transacciones al mes, como transferencias y retiros que no sean en alguna sede del banco.

  • Menos comisiones. A través de las cuentas de ahorros, los bancos ganan dinero mediante lo que se conoce como diferencial o spread. Es el resultado de los intereses que ellos cobran por prestar tu dinero y los dividendos que te pagan a ti.

    Estos productos bancarios son más fáciles de administrar y mantener, incluyen menos fees o comisiones para que puedas disfrutar de sus servicios.

  • Pagan intereses. Aunque los dividendos que generan las tasas de intereses de estas cuentas no son una maravilla, sirven para acumular un poco más con el tiempo.

    Si buscas con calma, es posible que consigas una APY de al menos 2%, una mejora provocada por los aumentos de la Reserva Federal. Por eso es importante que compares tus opciones para escoger la mejor alternativa.

  • Inversión a largo plazo. En la mente de los bancos, las savings accounts funcionan más como un instrumento de inversión que de gasto corriente. Esto es porque les estás dando acceso a tu dinero por un período más largo, lo cual les permite prestarlo y obtener ganancias.

    De ahí los incentivos y las restricciones para que dejes ese dinero quieto y acumules tanto como puedas.

Cuenta Advantage SafeBalance Banking
Cuenta corriente sin chequera, con tarjeta de débito y billetera digital. Para que gestiones tu dinero de forma fácil y sin cargos por sobregiro.
Cuenta Chase Total Checking
Cuenta de cheques con tarjeta de débito gratis y la posibilidad de evitar el cargo mensual de diversas formas.
Cuenta Everyday Checking
Cuenta de cheques para tu día a día con la que puedes operar utilizando una tarjeta de débito gratis y con una comisión de manejo fácil de evitar.
Cuenta Advantage Plus Banking
Cuenta de cheques que dispone de diversas formas de pago: tarjeta de débito, Zelle, billetera digital y cheques de papel si los compras.
Cuenta Interest Checking
Cuenta corriente online remunerada que no cobra comisiones de mantenimiento, ni por emisión de cheques ni transferencias. Tampoco exige mantener un saldo mínimo.

Descripción de una cuenta de cheques o cuenta corriente

A diferencia de las anteriores, las cuentas de cheques están pensadas para que manejes tu dinero de forma rápida y conveniente. Es considerado un instrumento para uso diario, que normalmente no genera intereses y ofrece mayores facilidades para hacer diferentes tipos de transacciones.

Se destaca por:

  • Su naturaleza transaccional. Esto quiere decir que los bancos habilitan las cuentas corrientes para que las personas gestionen su dinero de manera rápida, frecuente y con pocas restricciones en cuanto al tiempo o la cantidad de operaciones.

    Por eso suelen incluir una chequera, tarjeta de débito, apps para tus dispositivos favoritos y programas como Zelle u otros servicios parecidos. Esto facilita los pagos propios o a personas de otras entidades.

  • No suelen pagar intereses. Aunque la mayoría de las checking accounts tradicionales no pagan dividendos, hay instituciones que sí ofrecen este beneficio. En promedio, puedes conseguir una APY de 0.04% o incluso hasta 1.25% si consideras una opción solamente online.

    Lo que queremos acotar es que usualmente estos productos no te van a generar más intereses que una cuenta de ahorros.

  • Incluyen una variedad de comisiones. Estos instrumentos se caracterizan por tener una amplia lista de fees asociadas con servicios u omisiones de los cuentahabientes. No es raro que te cobren por sobregiros o falta de fondos (overdraft), bajar del saldo mínimo, usar un ATM de otro banco, mantenimiento, etc.

    Los bancos aplican estas comisiones porque la mayor cantidad de operaciones exige más gastos administrativos y tampoco pueden prestar tu dinero porque la velocidad de consumo es más rápida que con una savings account.

Razones para tener una cuenta corriente y una de ahorros

Es bastante común que tu banco te ofrezca una cuenta de ahorro gratuita para acompañar la cuenta corriente que ya tienes. La idea detrás de poseer ambos productos es simple: complementar las limitaciones de cada uno.

Así puedes movilizar tu dinero de forma más eficiente y al mismo tiempo tener un colchón para situaciones imprevistas o planes futuros.

Claro está, en vez de una cuenta de ahorros, puedes optar por un certificado de depósito o una cuenta de mercado monetario, que tienen mejores tasas de interés. Si no quieres correr el riesgo de gastar todo tus fondos por tener una sola cuenta, es preferible diversificar.

Además, tener un dinero apartado que no piensas tocar regularmente, puede ayudarte con la falta de liquidez.

Si quieres saber cuáles son las cuentas de ahorro o de cheques mejor valoradas por los usuarios, no dejes de visitar nuestro buscador/comparador Busconómico.


Comentarios


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario: